día de trabajo con Fruflor


¡Nos vamos de boda! en septiembre se casó mi prima y le encargué a, quién mejor, si no, que a mi querida amiga Irene Aragoneses realizar los trabajos de flor para un día tan especial. Así que se vino al taller con todo el equipo de Fruflor y tuve la oportunidad de trabajar con ella en dos jornadas "maratonianas"! Y doy fe de lo duro que es trabajar a contrarreloj para este tipo de eventos, porque trabajar con flores frescas es delicadísimo (menudo viaje en coche jajaj) y te limita mucho el tiempo de trabajo. Así que aquí va un resumen de esos dos días de septiembre.



La boda era el sábado a las 6 de la tarde. Compramos las flores el jueves por la tarde y nos las llevamos fresquitas al taller! y el viernes por la mañana... a trabajar!




¡Y aquí empieza lo divertido!


Y el resultado ;)




El ramo de la novia estaba compuesto por nardos, fresias, paniculata, eucalipto y espidistra. El ramito para la niña que la acompañaba era de fresias, paniculata y eucalipto, igual pero sin nardos.





Espero que os haya gustado tanto como a nosotras!

Irene, un besazo y gracias por todo!

Saludos a todos





Comentarios

  1. fantásticas las flores!!
    una curiosidad, la hiedra, helechos y demás rellenos, se compran o se recogen en el campo?

    ResponderEliminar
  2. También se compran y son una parte importante del presupuesto... en esta ocasión las hiedras las cogimos del jardín de un amigo!

    ResponderEliminar
  3. Sííí olía muy bien a nardos y lilium! y los invitados se pudieron llevar las varas de nardos y espidistra de los bancos de recuerdo :)

    ResponderEliminar
  4. son unos centros y un ramo preciosos!
    me encantan.
    :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por vuestros comentarios!

Entradas populares