Jardines del Centro de Arte Reina Sofía en Madrid


Esta semana estamos viendo jardines de Madrid, así que después del jardín que vimos el lunes, (aquí) que era el de un palacio, nos vamos al de un museo que era un antiguo hospital!




La primera fundación del Hospital San Carlos, actual sede del Museo, se debe al rey Felipe II, quien, en el siglo XVI, centralizó en este lugar todos los hospitales que estaban dispersos en la Corte. En el siglo XVIII, Carlos III decidió una nueva fundación, al resultar insuficientes las instalaciones para la ciudad. El actual edificio es obra de los arquitectos José de Hermosilla y Francisco Sabatini, debiéndose a este último gran parte de la obra. 

Toda la historia del museo la podéis ver aquí, en la página del museo.
 

Es un lugar al que podemos acceder sin tener que visitar el interior del museo, de manera gratuita, y donde se puede descansar de una larga jornada de museos o para sentarse en un banco a leer. La gente que lo visita suele ser la misma que entran en el museo y hay un ambiente de lo más culto jaja. Es un sitio muy agradable en pleno centro de Madrid..




En mi opinión el mantenimiento deja un poquito que desear.. y las luminarias tipo LM me matan!!! no pegan nada! Un edificio con tanta historia  no puede tener estos cilindros modernillos como lámparas de jardín! (mi opinión).









La mimosa o Acacia dealbata ya fue planta de la semana y su ficha la podéis recordar aquí.





Y no so perdáis el post del viernes pues iremos a un  jardín-patio precioso muuuy escondido muy cerca de aquí... ¿Sabéis cuál puede ser?? (y no es el de atocha que lo tengo pendiente eh?)

Hasta el viernes, un abrazo!

Isabel

Más información Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.




Comentarios

  1. Supongo que no te referirás al Huerto de las Monjas. Situado en la calle sacramento, muy cerca de la calle Mayor. Perteneció al Convento del Sacramento de monjas cistercienses que estuvo en esta calle. Fue derribado hace años pero se mantuvo parte del jardín original del convento en el patio de la casa de vecinos que se construyo en su lugar. Si no lo conoces te recomiendo que lo visites, con un poco de suerte te encuentras la puerta del patio abierta y te puedes colar a verlo, yo lo conseguí hace unos años, es pequeñito pero tiene su encanto. No se en que estado se encontrara actualmente. Hoy del convento solo queda la iglesia que es la Arzobispal Castrense. Pero lo dicho, no se si te referirás a este, no creo por que no esta precisamente muy cerca de Atocha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, muchas gracias por la información del Huerto, personalmente nunca lo he visto, pero lo apunto. Pero no es ese jaja es uno muy cerca del centro de Arte, en la calle del colegio de médicos...
      Gracias por el comentario!
      Saludos

      Eliminar
  2. Por cierto el otro día pase junto al Museo del Prado y vi el enorme árbol que fotografiaste en tu Garden tour del Jardín Botánico (almez Celtis australis según citas tú) le han hecho una poda a conciencia, supongo que para intentar recuperarlo o para evitar que algún día una de sus ramas cause una desgracia., saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas! qué pena... pasaré a verlo, gracias por contarlo.
      Saludos

      Eliminar
  3. Me encanta la foto del gorrión en la fuente.¡ Menuda ducha de lujo! Estoy leyendo un libro fascinante que habla del Museo del Prado y del Botánico. El Museo del Prado iba a ser un Museo de Ciencias Naturales. Ramón Guerra de la vega que edita su propio libro "Museo del Prado y Jardín Botánico", nos cuenta cosas fascinantes, también habla del hospital, y de las luchas que hubo ,por una parte del gobierno, que quería imponer a los arquitectos españoles frente a los italianos, que por cierto cobraban bastante más que los españoles. Me gusta mucho tu periplo Madrileño por sus jardines, un abrazo el robin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante! qué buena pinta tiene ese libro... gracias por la historia! y el gorrión se parece al tuyo ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Pues que bonito jardín... por cierto me encantan las mimosas y su olor. Y las fuentes, esas fuentes antiguas en estos jardines de grandes y altos árboles, les dan un aire tan romántico. me encanta!
    Un besito,
    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. En la restauración del Hospital General y conversión en Museo, el patio central aparecía con una plantación regular de árboles alrededor de las dos fuentes monumentales (fuentes que se hicieron para beber y llenar cántaros: por eso debajo de los chorros de agua hay una piedra para que repose el cántaro)

    Cuando vi el plano, lo que me sugirió esa plantación fue un huerto de naranjos (el lado norte es el que tiene la terraza (la terraza está orientada hacia el sur y protegida de los vientos fríos del norte por los pisos superiores del hospital)

    El caso es que me sorprendió la falta de gusto en el ajardinamiento final del sitio.

    Estoy de acuerdo de que es un problema tener que matar las robinias que allí se conservan -seguro que tienen más de 100 años-, pero ¿no se podría haber hecho algo mejor -insisto en mejor, porque el lugar parece el patio de un palacio italiano (Sabatini).

    Tal vez naranjos, con su foliaje perenne, no sean una buena opción para un clima que en invierno los paseantes necesitan sol. Pero sí que hubiese sido una oportunidad de oro para introducir algo con más estilo (por ejemplo aesculus pavia, pero dejando sitio entre los árboles suficiente para que se desarrolle en anchura sin deformarse; o mejor aun: magnolios de flor temprana (que salen antes que las hojas, haciendo que las flores rosadas resalten mucho más)...¿algúna especie que tenga olor?

    El hecho que sea un patio -grande pero patio-, permite que se planten especies acidófilas (el terreno de Madrid tiene en general mucha cal -aunque la parte de la ciudad en que se encuentra este jardín, es de arena, lo que implica poca cal). Esto es una oportunidad para poder plantar especies como camelias -si el clima lo permite-, rododendros que no sean ponticum, azaleas... que simplemente por el suelo son exóticas en esta parte de España. (recuerdo que los patios crean un microclima, especialmente cuando hay agua, como aquí)

    Hay también que resaltar que un grupo unitario de plantas en maceta (pelargonios para las zonas de sol y begonias de flor para las de media sombra) alegran y resaltan cualquier zona, como las de las dos fuentes.

    En fin, no veo que se haya aprovechado las características del lugar para hacer algo que los madrileños nos podamos sentir orgullosos. (y todo ésto cuesta dinero, que pagamos nosotros)

    No comento la necesidad de plantar plantas con perfume (aquí los naranjos de Méjico -choisia ternata-, que son muy comunes en Inglaterra, pero que no se ven en Madrid, y que tienen 2 floraciones, son una posibilidad)

    Por cierto, que la terraza (arriba citada) que da sobre el patio, invita a tener algún arreglo floral sobre la obra que sujeta las verjas.

    Solo hace falta tener un poquito de gusto y de imaginación.

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría comentar un poco la foto del museo en que sale el patio a vista de pájaro:

    El Hospital General se pensó mucho más grande; lo que se construyó fue, a parte de lo que hoy es museo, un ala que con el tiempo fue Hospital Clínico San Carlos y hoy es Conservatorio de Música (no sale en la foto porque está en la parte superior izquierda. Este ala rodea el lado oeste (aprox) de la plaza por donde se entra al Reina Sofía (corresponde al espacio vacío superior). Esa plaza, más grande, se pensó rodeada de dos alas más, que no se construyeron, y con la iglesia del hospital en el centro, que tampoco se construyo.

    La plaza estuvo ajardinada, hasta que el Ayuntamiento la convirtió en estación de autobuses (aun así tenía plátanos de sombra). Posteriormente, al hacer un aparcamiento para residentes, se acabó haciendo la brutalidad que hay ahora, una plaza de hormigón sin sombra, que solo sirve para las concentraciones de masas de PODEMOS.
    El aparcamiento con coches que se ve a la izquierda de la foto, eso era antes un jardín -el típico jardín paisajista de Madrid-, pero que no estaba mal cuidado porque estaba en la zona de personal médico. Hoy todo eso se ha arrasado para hacer un aparcamiento de funcionarios.

    Si se observa la zona verde que está a la misma altura, pero al otro lado de la foto, eso era un pequeño jardín sin acceso público con una palmera. Todo fue arrasado para hacer un merendero de pago para los visitantes del museo.

    Estos últimos espacios que acabo de mencionar estaban tapiados con un coronamiento de metal (¿bronce?)muy elegante...

    En fin, todo esto es para resaltar que en una ciudad como Madrid, donde la especulación fomentada por el Ayuntamiento ha castigado a los ciudadanos sin espacios verdes -muy al contrario que París, Barcelona, Roma o Londres (en Londres son privados, pero existen y están muy bien cuidados)-

    Las zonas verdes son...verdes.
    Cumplen una necesidades psicológicas, sanitarias y estéticas.

    El mismo esfuerzo da el crear un jardín con alma que el de plantar árboles al buen tuntún.
    Y no cuesta tanto mantener un jardín, que no es una plaza de arena con árboles, como parece creer el Ayuntamiento.

    Las plazas no son merenderos para el que pague una consumición, ni aparcamientos para privilegiados -sean funcionarios de carrera o semifuncionarios con buenos salarios que trabajen en el Reina Sofía.

    Cuando vemos el plano de Texeira, si algo nos llama la atención es la gran cantidad de espacios libres: patios, claustros y huertas.
    Todo ha desaparecido para beneficio de los especuladores.

    Y lo poco que ha quedado, como la plaza de Santa Ana (solar del convento con su claustro y huerta fundado por San Juan de la Cruz)no tiene ningún ajardinamiento.
    Parece que lo importante ha sido hacer el aparcamientos subterráneos y terrazas merenderos para turistas.

    ¿Hasta cuando vamos a seguir así?

    Me imagino que para mucho tiempo, porque parece que no hemos aprendido nada de estos 35 años de especulación feroz del suelo con traca final en la burbuja zapatera

    Cuando alguien habla de hacer un tour por los jardines de Madrid, eso me suena a chacota: ni hay jardines suficientes, ni tienen una flora o un diseño que les hagan dignos de visita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por vuestros comentarios!

Entradas populares